Los tercios clausuran el Curso Académico 2020-2021 de CISDE

El Campus Internacional para la Seguridad y la Defensa (CISDE) ha celebrado el acto de clausura del Curso Académico 2020-2021. Tal y como se viene realizando cada año, a mediados del mes de junio, en esta ocasión y por segundo año consecutivo debido a las singulares circunstancias impuestas por la pandemia, el acto se ha realizado de forma telemática a través de una sesión virtual en la que los concurrentes han podido asistir al webminario sobre los tercios españoles bajo el epígrafe «La vida, el honor y la gloria en los soldados de los tercios» Edad Moderna, impartido por el Prof. D. Juan Víctor Carboneras.

El acto virtual ha sido inaugurado por el presidente de CISDE Prof. Dr. D. Carlos González De Escalada Álvarez, poniendo en valor la trayectoria del Campus a lo largo de estos doce años a la vanguardia de la formación en Seguridad y Defensa y las más de 150 titulaciones que actualmente están disponibles en el marco de su oferta académica, todo ello con el objetivo último de contribuir a la defensa y la mejora de la seguridad colectiva.

La misión de CISDE, tal y como ha remarcado durante su intervención inaugural, está hoy más vigente que nunca mediante la difusión de la cultura de defensa y la capacitación de los miembros de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y las Fuerzas Armadas. Tampoco ha querido dejar pasar la oportunidad de poner en valor la labor científica y académica que desarrolla CISDE, mostrando su agradecimiento al claustro de profesores y a todos los profesionales que ponen su experiencia y sus conocimientos para impulsar el desarrollo académico en materia de Seguridad y Defensa.

Antes de dar paso a la ponencia del profesor Carboneras, puso de manifiesto la importancia y especial relevancia de esta labor en un mundo cambiante, con nuevas amenazas emergentes y frente al deterioro de los sistemas democráticos, de ahí la necesidad de contar con profesionales altamente cualificados que trabajan en defensa de nuestras libertades.

Dña. Beatriz Lerín Bergasa, directora gerente de CISDE, repasó la trayectoria y puso en valor los objetivos alcanzados a lo largo de estos años. Prueba de ello son los más de 165 programas de posgrado y especialización, situándose como el Campus con mayor oferta académica en materia de seguridad que se ofrece en lengua española. A lo largo de estos 12 años más de 6000 alumnos han confiado en CISDE para completar su formación.

Finalmente Dña. Mónica Pardo, secretaria académica, dio paso a la conferencia impartida por el profesor Carboneras, autor del ensayo histórico «España mi natura: vida, honor y gloria en los tercios» y presidente/fundador de la asociación 31 Enero Tercios.

La exposición comenzó con una precisa definición de los tercios como unidades de infantería de la monarquía hispánica que tuvieron su desarrollo durante los siglos XVI y XVII. Estas unidades de encuadramiento constituían entre el 8% y el 20% de la totalidad de las tropas, erigiéndose como unidades de élite.

El profesor Carboneras logró condensar las vida de estos soldados, desde sus primeros pasos hasta su muerte. Tal y como relató durante los primeros compases de su ponencia, superar la infancia en aquella época no era una cuestión menor, a la vista de las elevadísimas tasas de mortalidad infantil y la premura a la hora de incorporar a los niños al trabajo para satisfacer las necesidades familiares. Sin embargo, también se puso de manifiesto el interés por la milicia que cundía entre los jóvenes de la época.

Desde su alistamiento voluntario, en el que curiosamente junto al nombre se anotaba alguna característica física del aspirante de cara a reconocerlo ante futuras eventualidades, pasando por la mentalidad de los soldados y los pilares básicos que la configuraban (Dios, rey, nación, honor y honra), hasta los puertos desde donde zarparían a hacia sus destinos.

El profesor Carboneras supo resumir con detalle la vida de cotidiana del soldado: su dieta a base de bizcocho y vino; su alojamiento con los civiles; las tensiones que experimentaban aquellos hombres, así como la estima que en aquellos momentos se profesaba hacia la figura del soldado; y sus momentos de ocio entre naipes e instrumentos musicales.

El armamento de los tercios también ocupó un lugar central en la exposición. La combinación de armas de fuego, armas blancas y enastadas marcaron la figura de estos soldados cuyo arsenal abarcaba: arcabuces y mosquetes, picas y alabardas, espadas y dagas. No existía un adiestramiento reglado pero aprendían a situarse en la batalla, a movilizarse con los toques militares y a utilizar las armas.

El profesor Carboneras hizo un breve recorrido del Camino Español. Atravesando el corazón de Europa, desde Milán a Bruselas, se convertiría en un elemento fundamental para movilizar a las tropas españolas durante la contienda en Flandes y una de las mayores proezas logísticas de la Edad Moderna.

Para concluir y antes de dejar paso al coloquio se puso el foco en las etapas finales de la vida de estos soldados, la importancia de la religión católica y la forma que tomaban las batallas mediante la toma de fortificaciones abaluartadas y las encamisadasEnfermedades y heridas de guerra eran las principales causas de muerte entre las filas y eran atendidas por diferentes figuras en función de la gravedad: barberos, médicos y cirujanos.

 

¡Santiago y España!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × cuatro =