“España es un potencial objetivo del terrorismo yihadista”

Verónica Sánchez Moreno

El mes que viene la banda terrorista ETA entregará sus armas, de forma incondicional y unilateral. Casi 60 años y más de 800 muertos después, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han conseguido acabar con esta lacra. Una de las instituciones más golpeadas por el terrorismo etarra ha sido la Guardia Civil, con 243 agentes asesinados.

Ahora la amenaza ha cambiado y la prioridad del Servicio de Información de la Benemérita es la lucha contra el terrorismo yihadista. El general de brigada Pablo Salas Moreno es el jefe de este Servicio, que ha cumplido su 75 aniversario organizando, dirigiendo y gestionando la obtención, recepción, tratamiento, análisis y difusión de la información de interés para el orden y la seguridad pública, así como utilizando dicha información de forma operativa en materia antiterrorista. 

El trabajo del Servicio de Información de la Guardia Civil ha acabado con el terrorismo de ETA, ¿ahora la principal amenaza es el yihadismo?
Durante décadas ETA ha azotado con virulencia nuestro país y la Guardia Civil ha sido un actor de primera línea en la lucha contra esta banda terrorista. Nuestra institución ha sufrido cientos de muertos y heridos procedentes de la macabra actuación de ETA pero también podemos decir que hemos contribuido a lograr su derrota policial.

Evidentemente, el carácter letal del terrorismo de ETA se ha difuminado, en gran medida, gracias al trabajo de miles de guardias civiles y de otros servidores públicos. De manera paralela ha cobrado un triste, violento y cruel protagonismo el terrorismo de carácter yihadista que a España le afecta sobre todo debido a su situación geográfica, puerta de entrada a Europa desde el Norte de África.

La determinación del Estado para no tolerar en nuestro territorio actividades que supongan apoyo a la actividad de estos grupos terroristas, hacen que esta amenaza suponga una prioridad para los investigadores pertenecientes al Servicio de Información de la Guardia Civil (SIGC).

En el caso del terrorismo, ¿la experiencia es un grado en nuestro país? ¿Esa es la razón por la que en los últimos años no hemos sufrido ataques como los vividos en Francia, Bélgica o Alemania?
España ha sufrido el azote del terrorismo durante años, especialmente de ETA. Esto ha permitido a la Jefatura de Información desarrollar procedimientos específicos. Aunque ahora nos enfrentamos a una amenaza diferente, por su globalidad y carácter transnacional, todos los grupos terroristas comparten los mismos medios y el fin último.

No obstante, España sufrió el mayor atentado yihadista perpetrado en Europa, ¿qué lecciones aprendidas se obtuvieron de ese fatídico 11 de marzo de 2004?
Especialización del personal y la formación constante son dos de los principales eslabones que configuran la cadena de acciones para combatir este fenómeno delictivo, además de la inversión en nuevas tecnologías capaces de complementar la actividad de los analistas.

Esta amenaza no se ciñe al interior de nuestras fronteras. Su actuación comprende los países de nuestro entorno e incluso el espacio virtual, por lo que las respuestas deben ser necesariamente nacionales, regionales y globales; abordando compromisos de cooperación para llevar a cabo actuaciones lejanas en defensa de nuestros intereses. Del mismo modo, es necesario contar con el apoyo de la sociedad y de las instituciones para preservar la seguridad.

Desde junio de 2015 nuestro país se encuentra en el Nivel 4 de Alerta Antiterrorista, ¿cree que sería necesario elevarlo o es el adecuado a la situación actual?
Los objetivos perseguidos por el terrorismo yihadista afectan tan gravemente a nuestros sistemas democráticos que, para hacerle frente, se precisa mantener un nivel de alerta que permita enfrentarse eficazmente a las nuevas tendencias y métodos empleados.

Ante tal amenaza se requiere una respuesta integral que conlleve la adopción de medidas, la mayor parte de ellas a través de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, que garanticen la seguridad respecto a los peligros procedentes del exterior, así como frente a aquellos que se generan desde el interior de nuestras fronteras. Las últimas operaciones contraterroristas desarrolladas durante 2016 y principios del 2017, muestran que España es un potencial objetivo del terrorismo yihadista.

¿Lo primero es acabar con la captación y el adoctrinamiento?
Una de las lecciones que hemos aprendido es que el terrorismo debe ser combatido en todas sus manifestaciones (propaganda, financiación, formación, reclutamiento, etc.). Si bien la actividad armada es la más llamativa y peligrosa, ésta no sería posible sin las demás. Únicamente atacando el origen y las causas de la actividad terrorista, especialmente los procesos de radicalización, y atajando el problema desde su inicio, se puede evitar su desarrollo y sus dramáticas consecuencias.

Los objetivos principales son evitar la captación de nuevos terroristas, así como detectar los llamados actores solitarios (personas auto-radicalizadas que mantienen una línea afín a los grupos terroristas) y los combatientes que pretendan retornar desde zonas de conflicto.

El SIGC opera también en las operaciones en el exterior en las que participan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españoles, ¿cuál es la importancia de este trabajo que realiza la Guardia Civil fuera de nuestras fronteras?
Según las últimas cifras, alrededor de 270 guardias civiles prestan servicio en el extranjero. De este importante despliegue muchos pertenecen o han pertenecido al Servicio de Información.

Para mí, no solamente es un motivo de orgullo sino también de una extraordinaria importancia por diversos motivos. Especialmente porque permite darnos a conocer y establecer relaciones de confianza con otros servicios extranjeros, incrementando tanto sus capacidades de información como las nuestras; disponer de información de primera mano sobre la situación de países de importancia para el Estado; así como influir en la construcción de mecanismos de cooperación multilateral cada vez más ágiles. Y este esfuerzo está dirigido a garantizar la seguridad y los intereses de España.

¿Cómo colabora el Servicio de Información de la Guardia Civil con las agencias de inteligencia e instituciones policiales tanto españolas como de otros países? ¿Cuál es la importancia de esta colaboración en el panorama de seguridad actual?
La Secretaría de Estado de Seguridad, a través del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), asegura que la colaboración entre las instituciones encargadas de la lucha contraterrorista sea estrecha, coordinada y coherente.

En lo que respecta a la cooperación con servicios extranjeros, resulta evidente que hoy en día ningún servicio de inteligencia individualmente es capaz de hacer frente de forma eficaz a las amenazas que nos acechan. Aunque cabe destacar la buena sintonía con nuestros tradicionales socios europeos y atlánticos, tratamos de establecer, mantener e impulsar relaciones con todos aquellos servicios de países o zonas de interés informativo, por muy distantes que se encuentren.

El máximo exponente es la estrechísima relación bilateral con los servicios franceses en la lucha contra ETA, que nos ha permitido alcanzar un grado de cooperación sin parangón en nuestro entorno. Pero cada día toma más auge y relevancia la cooperación mediante foros multilaterales, algunos de ámbito estratégico con países de todo el mundo y otros más limitados de carácter operativo, como puede ser la agencia de policía EUROPOL.

Ahora han tenido que adaptarse a las nuevas amenazas, ¿es el ciberterrorismo el principal exponente de la diversificación y multinacionalidad de las mismas?
Más que de ciberterrorismo, nos gusta hablar del concepto de ciberamenazas y, como antagonista, el de la ciberseguridad; ya que las nuevas amenazas para nuestra seguridad, tanto individual como colectiva, son múltiples, diversas y cambiantes. Posteriormente, en 2015 se acuñó un nuevo término, el ciberyihadismo.

Las organizaciones terroristas utilizan las TIC e Internet y su tecnología asociada; bien como instrumento para la consecución de sus objetivos, ocultando sus comunicaciones o blindando la información contenida en sus ordenadores; bien como medio para la recluta, financiación, difusión de ideas, etc. Para hacer frente a este reto, ya en 2002, se incorporó el primer personal expresamente seleccionado para conformar el embrión de lo que hoy día es una parte importante del Servicio de Información de la Guardia Civil.

Los grupos terroristas tienen múltiples relaciones con las redes criminales transnacionales: delincuencia organizada, tráfico de armas y explosivos, mafias de inmigración, ¿cómo se trabaja en este sentido?
Aunque no existen datos concretos que permitan confirmar la relación directa de las grandes estructuras directivas del crimen organizado con el terrorismo, sí se tiene constancia del uso de canales propios de la delincuencia organizada por parte de los terroristas. Los terroristas recurren a personas del entorno delincuencial o a los mismos canales que las organizaciones criminales para conseguir armas o documentos falsificados. Por otro lado, a través de actividades delincuenciales, tales como el tráfico de drogas a pequeña escala, se pueden financiar las actividades terroristas.

En cuanto al aumento en el flujo de inmigrantes hacia la Unión Europea se han generado algunas preocupaciones en cuanto a que las propias redes de inmigración irregular puedan ser utilizadas para infiltrar potenciales terroristas, como por ejemplo los foreing fighters. Por ello, toda operación que se realiza contra estas mafias lleva implícita una investigación en el ámbito del terrorismo.

En 2016 se cumplieron 75 años desde la creación del Servicio que usted manda, ¿cuántos agentes lo componen y cuáles son los pilares del trabajo diario que realizan?
Permítame que no le conteste a la primera cuestión ya que, tanto los medios y técnicas operativas como la estructura y organización poseen la clasificación de secreto por Acuerdos del Consejo de Ministros de 28 de noviembre de 1986 y 16 de febrero de 1996.

Por otra parte, obtener, analizar y elaborar la información relacionada con su área de responsabilidad, así como ejercer la función de Policía Judicial en materia de terrorismo son las funciones que diariamente realizan los miembros del Servicio de información.

El jefe del Servicio de Información de la Guardia Civil, ¿desconecta del trabajo alguna vez?
No voy a negar que ser Jefe del SIGC es una responsabilidad muy importante y que exige una dedicación plena. Pero, por otro lado, he de reconocer que el excelente equipo de personas que componen el Servicio permite a su jefe dormir con cierta tranquilidad; sin ese equipo no podríamos conseguir los objetivos. En definitiva: sí, en ocasiones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario